25 jun. 2011

PLATÓN (II): Vida de Platón

Platón, oriundo de Atenas (aunque hay quien sostiene que nació en Egina), fue un hombre que disfrutó de una vida longeva. Nació en el 428-427 y murió con unos 80 años en el 347 a. C. Su nombre real era Aristocles y “Platón”, nombre con el que siempre se le designa, era un seudónimo que significa “el de espalda ancha”. Las crónicas hablan de un Platón atleta en su juventud y cuya constitución parecía ser fuerte por naturaleza. Su familia pertenecía a la aristocracia ateniense (familia Glaucón) y siempre estuvo en contacto con la política: su padre, Aristón, era descendiente del último rey de Atenas, así como su madre, Perictione, descendiente de Solón y prima de Critias. Además, a la muerte de su padre, siendo niño Platón, su madre contrajo nuevas nupcias con Pirilampo, amigo de Pericles, corriendo la educación de Platón a su cargo, por lo que se supone que Platón pudo haber recibido una enseñanza propia de las tradiciones democráticas del régimen de Pericles.

Durante su juventud combatió como soldado en las Guerras del Peloponeso, en las cuales Atenas salió derrotada . El poder y control de la economía que la esplendorosa Atenas ejercía sobre el mundo griego cayó en manos de Esparta. Platón viviría en primera persona las consecuencias de dicha guerra y la caída de ese esplendor ateniense.

Parece ser que fue un Platón joven, de unos 21 años de edad, el que se vinculó intelectualmente a Sócrates. La presencia del segundo y la juventud del primero seguramente fueron condicionantes más que suficientes para que la figura del maestro llegase a calar tan hondo como lo hizo en Platón, cuyo pensamiento está irremediablemente (como ya comentamos en la introducción) ligado al de Sócrates, del que es en gran medida deudor.

Gracias al propio testimonio platónico sabemos que estuvo presente en el juicio de Sócrates (descrito en su “Apología”), pero no en el momento en el que este cumplió con la sentencia de muerte impuesta en dicho juicio (descrita en su “Fedón”). Aunque Sócrates murió rodeado de amigos y discípulos, Platón no contaba entre aquellos que presenciaron cómo el maestro era ejecutado al ingerir cicuta (veneno utilizado por los griegos para llevar a cabo la pena de muerte)

Tras la muerte de Sócrates, hacia el 399 a. C., Platón se refugió en Megara durante un breve espacio de tiempo, donde comenzó a escribir sus diálogos filosóficos (aunque muchos sostienen que quizás escribiese alguno con anterioridad).

Sin duda, el trato que Atenas dio a Sócrates (y que afectó profundamente a Platón) provocó que sus primeros trabajos se centrasen en registrar e incluso mitificar la memoria de su maestro. Se dice que muchos de sus escritos sobre la ética estaban dirigidos a evitar que injusticias como la sufrida por Sócrates volvieran a ocurrir.

Después de la muerte de Sócrates, Platón viajó a Megara, Tarento (Italia), Siracusa (Sicilia), y según algunos, también a Cirene (Egipto). En el 396 a.C. emprendió un viaje de diez años por Egipto y diferentes lugares, de África e Italia. En Cirene conoció a Aristipo y al matemático Teodoro de Cirene. En Magna Grecia se hizo amigo de Arquitas de Tarento y conoció las ideas de los seguidores de Parménides de Elea. En el 388 a.C. viajó a Sicilia, a la poderosa ciudad de Siracusa, donde quiso influir en la política de Dionisio I y aprendió mucho de las formas de gobierno que plasmaría después en "La República" (en griego politeia que significa ciudadanía o forma de gobierno). Sus manifestaciones políticas, que en algunos casos eran irreverentes con la clase dominante, lo llevaron a prisión. De regreso a Grecia, su barco se detiene en Egina, que estaba en guerra contra Atenas, en donde él es vendido como esclavo, sin embargo Anníceris de Cirene reconoció a Platón en la venta de esclavos y lo compró para devolverle la libertad. Volvió incluso en dos ocasiones más a Siracusa (los años 367-365 y 361), con el deseo de influir sobre Dionisio II (hijo de Dionisio I) en el modo de gobierno, y con la ayuda de un amigo siracusano llamado Dion.

En el 387 a.C., tras recobrar su libertad, Platón compró una finca en las afueras de Atenas, donde fundó un centro especializado en la actividad filosófica y cultural, al cual llamó Academia, que funcionó ininterrumpidamente hasta el año 86 a.C (cuando fue destruida por los romanos). El nombre procede del hecho de que en dicha finca existía un templo dedicado al antiguo héroe llamado Academo. Muchos filósofos e intelectuales estudiaron en esta academia, incluyendo a Aristóteles, que acudió a la misma durante 20 años (367-347 a.C.).

Platón, además del propio Sócrates, también recibió influencias de filósofos, como Pitágoras, cuyas nociones de armonía numérica y geomatemáticas se hacen eco en la noción de Platón sobre las formas (además de la idea de la metempsicosis, de la transmigración de las almas); Anaxágoras, quien enseñó a Sócrates y que afirmaba que la inteligencia o la razón penetra o llena todo; y Parménides, que con su dualismo “ser”/”no ser” sentaría las bases para la división de los ámbitos inteligible y sensible que posteriormente realizaría Platón.

Platón murió en el 347 a.C., a los 80/81 años de edad, dedicándose en sus últimos años de vida a impartir enseñanzas en la Academia de Atenas.


No hay comentarios: