23 jun. 2011

NADA COMO INTERNET (para lo bueno y para lo malo, claro)

Definitivamente no existe nada más maravillosamente contradictorio que Internet. Es, por un lado, la mayor biblioteca que jamás haya existido (nada de Alejandrías ni Pérgamos...), pero, por el otro, el cúmulo más grande de inexactitudes, errores y opiniones sin fundamento expuestas como tajantes verdades, habidas y por haber.

Solo por curiosidad y durante un ratito de nada, me he propuesto indagar sobre las opiniones y explicaciones que la gente ofrece acerca de la filosofía de Nietzsche por la red ¿Por qué? Pues porque un alumno me ha pedido consejo sobre qué libro leer de este autor (que ya aviso que no es el idóneo para empezar a leer Filosofía) y me he parado a pensar en lo atractivo que es comúnmente para la mayoría el pensamiento nietzscheano (van tres personas en lo que va de mes que me han preguntado qué obra de Nietzsche les aconsejaría que se leyesen primero, frente a ninguna que me haya preguntado por ningún otro autor) aún siendo un autor complejo y no facilmente digerible.

Planteándome esto, lo siguiente que me pregunté fue: ¿Y qué se le pasará a la gente por la sesera cuando lee a Nietzsche directamente o desde una fuente indirecta? Me explico, a la mayoría de las personas les falla (sobre todo por no desarrollarla) la comprensión lectora y este hecho hace que el texto más simple se torne un auténtico jeroglífico indescifrable. Si a esto le sumamos el carácter metafórico de la escritura de Nietzsche, los constantes dobles y triples sentidos de sus juegos de palabra, las abundantes referencias a pensamientos del pasado, tradiciones culturales, religiones, mitos... y todas estas cuestiones que el autor no se para a definir desde cero, sino que presupone que conocemos de antemano (y eso, más hoy en día, es mucho presuponer), tendremos una auténtica mezcla explosiva en la mente de quien se pretende interprete de la obra del controvertido intelectual alemán.

Así, en mi búsqueda por San Google, encontré la fantabulosa herramienta que es el "Yahoo! Respuestas" y que sirve perfectamente para sondear esto que yo me planteaba: averiguar qué entiende la gente del pensamiento de Nietzsche. Para el que no la conozca, "Yahoo! Respuestas" es una página en la que un usuario lanza una pregunta sobre alguna duda que tenga y otros usuarios muestran sus opiniones o dan respuestas a la misma. Después, el usuario que formuló la pregunta puntúa la que le parece la mejor respuesta o deja que la comunidad valore cuál es esta.
En este alocado contexto, y con el tema específico que nos ocupa aquí, la filosofía de Nietzsche, uno se encuentra preguntas tan fáciles de responder
como "¿Quién me puede explicar de modo sencillo el pensamiento de Nietzsche?", "¿En qué pensaba Nietzsche?" (a esto se le puede preguntar a su vez ¿cuándo? ¿En qué pensaba cuando iba al baño, a comprar el pan o cuando se sentaba a escribir?) o "¿Explicación "simple" de Nietzsche?".

En la mayoría de los casos, los individuos que contestan a estas "concisas" preguntas se meten en la wikipedia, copian y pegan lo que les salga cuando teclean el nombre de Nietzsche en la cajetilla de búsqueda y ahí acaba su labor (no sé que les hace pensar que el que plantea la pregunta no haya podido hacer esto por sí mismo).

Luego está el que contesta un poco lo que le viene en gana, lo que se le pasa en ese momento por la cabeza (y que lo afirma como auténtico conocimiento científico) o la interpretación que él mismo ha encajado dentro de sus propios esquemas sobre lo que oyó hace tiempo o, al menos, cree haber oído en algún momento de su vida. En este segundo grupo están mis favoritos: un supuesto estudiante para profesorado de Filosofía que dice haber encontrado todas las respuestas de Nietzsche en "La Zaratustra" (que dicho así parece que habla de un baile tipo lambada más que de la obra "Así habló Zaratustra" que es a la que supongo se referirá); otro que pretende que busques la explicación a la filosofía de Nietzsche en los "misterios masones y rosacruces" (y que remata su intervención diciendo que a Nietzsche, vitalista donde los haya, "le gustaba más la muerte" ¿ein?); otros que dicen abiertamente que tratan de leer a Nietzsche con un diccionario al lado (esto, para los que recuerden aquello del uso unívoco, equívoco y metafórico del lenguaje en Nietzsche, parece un chiste friki-filosófico en sí mismo); otra que afirma que Nietzsche jamás habló de los conceptos, que el que hace la pregunta no se ha enterado de nada en clase y que ha tomado mal los apuntes (evidentemente, su pobre profesor trabajó en vano cuando estuvo explicándole la crítica de Nietzsche al lenguaje y los conceptos porque obviamente se inventó toda esa parte que el filósofo jamás escribió, aunque efectivamente sí que esté en su obra).

Tras este segundo grupo hay un tercero, mucho más minoritario, que no encamina del todo mal las respuestas o que incluso llegan a dar buenas respuestas.

En definitiva, te encuentras a montones de personas hablando de algo que desconocen hasta límites insospechados (sobre todo para ellos) y lo mejor de todo es que el que evalúa la calidad de las respuestas al final es aquel que tenía la duda y que, al menos eso sí, se declaró ignorante en el asunto desde un principio. Los criterios para elegir la mejor respuesta tampoco tienen desperdicio: tu respuesta es la más clara (lo que no implica que sea acertada); tu respuesta es la más corta (lo que no implica...); tu respuesta es la que más me ha gustado (lo que no...). Huelga decir que pocos eligen las respuestas del tercer grupo de usuarios, aquellos que tienen idea de lo que hablan, puesto que estas resultan mucho más difíciles de asimilar que las simpleces inexactas de los usuarios del segundo grupo. Pero claro, ¿cómo distinguir lo que merece la pena rescatar de lo que no si no se tiene critero para ello? ¿no radica el problema precisamente en meterse en este tipo de páginas, foros, webs, blogs (este mismo podría ser una patraña ¿qué haces aquí?) y tratar de conseguir por la vía rápida lo que necesita un estudio y comprensión mucho más profundo e íntimo? Es decir, sin ese criterio necesario para discernir la información útil y contrastada de las meras opiniones falaces ¿no resulta imposible o al menos muy difícl sacar algo bueno de esta excelente herramienta que es Internet?


CONCLUSIÓN: Estamos a un solo click de acceder a montones y montones de información útil y fiable (de hecho, si quieres, y sin que se enteren los de la Sinde, te puedes bajar al ordenador toda la obra de Nietzsche traducida por Alianza, prologada, analizada y comentada por expertos), pero también a un solo golpe de ratón de leer y tomar para nosotros las heces mentales de millones de internautas. Para remediar esto lo único que se puede hacer es desarrollar un espíritu crítico, formarse profundamente y adquirir las herramientas para saber "reconocer la crema de la crema y separarla de la flema" (como decía una canción). Hábitos estos, todo sea dicho de paso, mucho menos inmediatos que consultar por Internet, pero sin duda mucho más saludables.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Me he aficionado a esta página. Simplemente gracias.
Te saludo desde Buenos Aires, Argentina.